Desaturado

Estaba preparando la comida y como en la cocina todavía no tenemos televisión suelo comer en la salita de estar escuchando las mentiras que escupe el electrodoméstico por excelencia. Cuando entré en la habitación con la manduca tuve que hacer un ejercicio de equilibrismo para no partirme la crisma. El suelo estaba lleno de un líquido espeso pero resbaladizo. Recoloqué la bandeja en el suelo y me dispuse a investigar.
No tenía gran caudal pero me apresuré a coger cubo y fregona para no tener disgustos con los vecinos. Mientras fregaba los pequeños charcos me percaté de las características del fluído y de su procedencia.
De la televisión manaban colores que empapaban el mueble blanco hasta hacer de él una cascada arco iris, parecía como si una gran impresora se estuviera desangrando. Para detener la hemorragia solo se me ocurrió apagarla. Al rato de haber limpiado con esmero el suelo del cuarto decidí enceder de nuevo el aparato, funcionaba pero las imágenes no eran muy nítidas y además no tenían color, se podían adivinar figuras corriendo perseguidos por monstruos gigantes. Apagué el receptor porque esa película ya la había visto.

POLICE

La batalla de Undercanal

Estos últimos días se ha revolucionado el panorama del graffiti londinense, los blogs y los comentarios en las webs especializadas están que echan humo. El detonante de la contienda ha sido la intervención del artista Banksy sobre una pieza del escritor Robbo. Dicha pieza fue realizada en 1985 en una de las paredes del canal de Regent´s en Candem y había sobrevivido impasible al transcurso de los años formando parte del patrimonio cultural de la ciudad.

La disección temporal de los hechos es la siguiente:

  • 21 de diciembre de 2009 Banksy hace un alarde de tontería . Se fuma a la torera el código del respeto de primero de graffiti y tapa parcialmente la pieza (declara con este suceso el comienzo de la guerra).
  • 25 de diciembre de 2009 Robbo ante tal afrenta decide responder. Enfundado en un traje de neopreno y sus armas listas cruza el canal y dispara para recuperar su corona .

La batalla de “UNDERCANAL” ha estallado. Miles de comentarios vertidos en la red a favor de uno y otro bando . En medio del fuego cruzado los ávidos comerciantes de la zona empiezan a generar negocio con el episodio.Ya se pueden adquirir objetos de merchandising conmemorativos de la guerra, tales como camisetas, gorras, tazas y unos curiosos parches réplicas de los utilizados por las fuerzas norteamericanas en la batalla de Guadalcanal.

PARCHE CONMEMORATIVO

En algunas zonas del canal ya empiezan a aparecer stencils informando de la zona de guerra(artística). Esperemos que en este choque las únicas armas sean la originalidad, la creatividad y fruto de ella contemplemos nuevas creaciones con la calidad que atesoran estos escritores .

THE WAR ZONE

La cama de madera

El viejo brujo me dijo que un día volvería a ver, que recuperaría la vista y ya no necesitaría más el bastón que me guiaba, ni la venda que cubría mi defecto.Yo ansiaba que llegara esa fecha y correr entre la hierba descalzo sin temor a caerme o golpearme. Yo soñaba cada noche con atrapar entre mis manos los rayos de sol mañaneros que bañaban mi habitación. Yo quería que mis ojos se llenaran de la vida que desprende el verde intenso de los valles que rodean mi pueblo. Y hace dos días estaba tumbado en la cama de madera que construyó mi abuelo y oí un estruendo terrible que me hizo inclinarme sobre el cabecero. La venda que tapaba mi ceguera se deslizó suavemente sobre mi cara y descubrí cómo mis ojos habían recuperado su sentido. De repente años de oscuridad se volvieron pasado y quise correr y saltar y reír y gritar pero solo pude llorar al ver lo que sucedía desde mi ventana.

la cama de madera

la cama de madera

Semper iPhidelis

El gobierno de Estados Unidos está decidido a acabar con el desánimo instalado entre sus tropas desplegadas en Irak. En un estudio realizado entre los marines allí destinados, más del 80% aseguró sentirse aburrido o muy aburrido y para terminar con esta situación, los altos mandos militares han decidido renovar parte del material reglamentario. Así, el fusil de asalto de las tropas el M-16 llevará instalado un aparato reproductor multimedia de última generación de una reconocida marca. El reproductor se situará entre el cargador y la ventana de expulsión, en una pieza de metal con la carcasa frontal de vidrio  transparente. El arma pasará a llamarse iM-16 y seguirá manteniendo intactas todas las características que lo han hecho mundialmente famoso. Además para dar un toque de color en la batalla  se dispondrá de una gama inicial de seis colores. Para incrementar la  diversión y la motivación entre las tropas y se genere un clima más agradable se incorporará más adelante un contador luminoso de bajas enemigas, para que el marine sepa en todo momento la cantidad de muertos que aporta a la causa.

Mi añorado Charles Buchinski

Cuando decidí cambiarme de compañía telefónica para que el servicio de Internet nos resultara más económico, no sabía que estaba colocando una “Smith & Wesson” sobre mi pelada  sien. Como casi todas las relaciones empezó con buenas palabras y promesas de un futuro mejor. Me tiré de cabeza a una piscina llena de canales de televisión, llamadas y una conexión a  Internet  más veloz, todo a un mejor precio. Un técnico contratado por la empresa se personó en casa y en un periodo corto de tiempo ya estaba todo operativo.Se abrió un nuevo mundo a mi alrededor, las pupilas se me dilataban  al ver canales específicos de música y otras artes de los que  años atrás había oído hablar. Internet era un caballo veloz que corría libre por la red inalámbrica, el timbre del teléfono sonaba como una nueva sinfonía que invitaba a reir. Eran tiempos felices, la sonrisa se instaló en el sofá del salón. Por toda la casa flotaba un ambiente grato y vivo de comunicación interactiva. Un día a la vuelta de la interminable jornada laboral, descubrí con nerviosismo que mi caballo que pastaba libre por la red de redes, no sólo no galopaba, ahora ni tan siquiera era capaz de trotar. Había comenzado mi vía crucis particular, sólo hacía cuatro días que el supuesto técnico cerraba la puerta mientras aseveraba  – Esto ya está. Dos días más tarde tras comprobar que mi cuadrúpedo equino no regresaba a casa llamé al servicio de asistencia técnica  de mi nueva compañía. Cuatro de Octubre de  dos mil ocho. Mi llamada era la puerta de acceso al lugar dónde habita el terror. Tras unos minutos de espera y otros tantos de intercambio de información de datos con una máquina, se conectó al otro lado del receptor una voz femenina. Fue pasando el tiempo y yo sin saberlo acababa de entrar en nómina como parte ejecutora del “invisible” servicio técnico. Saqué mi ticket para la montaña rusa de los sentimientos y me recoloqué en mi asiento. Era una vagoneta típica de atracción de ocho plazas. Antes de iniciar el paseo a mi lado se colocó el desasosiego y de manera correlativa se fueron sentando, congoja, inquietud, agitación, violencia, estremecimiento y el último en tomar asiento fue angustia. Una hora  y cuarenta y seis minutos y diecinueve segundos duró el paseo. Bromas del destino mi nuevo jefe se llamaba Esperanza, este era el nombre de la voz femenina que me introdujo en los  estudios de redes inalámbricas. Todo concluyó cuando Esperanza determinó que la solución era enviarme un nuevo router. A la mañana siguiente y con mis nuevos talentos tecnológicos adquiridos, conseguí que el caballo volviera a trotar. Este episodio sólo era el aperitivo de una serie de llamadas  que tuve que seguir realizando para disfrutar de aquellas promesas olvidas de conectividad. En la actualidad procuro ser más conciso y rápido en mis insultos, ya que el ticket de la atracción supuso cuarenta y dos euros. Maldigo el día que se me ocurrió  pensar que vivíamos en un país desarrollado y libre e hice la estupidez de llamar a ese número de color naranja. Ahora dispongo de conexión a Internet que funciona cuando quiere y puedo recibir llamadas pero no hacerlas y respecto a los canales de televisión eso es  otra historia…Para concluir la compañía eléctrica pensó que todavía no teníamos motivos suficientes para  estar apesadumbrados y provocó una subida de tensión. Se ha quemado de manera literal la nevera, el microondas, la vitrocerámica, la fuente de alimentación del ordenador y el querido “tdt” que nos proporcionó la nueva compañía telefónica para sintonizar sus canales. Rezo todas las noches con gran devoción. Rezo  para que el espíritu de Charles Buchinski “Sr Bronson” emerja en mi interior y de una vez por todas se imparta  justicia.

¡Miren al pajarito!

Que graciosos  son, con sus gráciles movimientos. Sobrevuelan los cielos  dejándose ver ,pero son muy cuidadosos de tomar tierra. Si fuera necesario aterrizar, son capaces de esquivar  cualquier adversidad  que se les presente. La historia les ha enseñado que el que no vuela… Ya tiene el destino  marcado  .Me fascina  su aerodinámica,  colocan sus alas dependiendo de la dirección que marque el viento. Suelen ser autosuficientes e independientes  pero también los hay del orden de los carroñeros. Caminan  en pequeños pasos y miran a todos los lados cada medio segundo,  como buscando algo. Cuando llega la época de migraciones,  son los  primeros en recibirla. Su hábitat casi siempre viene determinado  por sus características físicas e intelectuales.

Son lo que la ornitología llama: pájaros de oficina.

De gangsters y zoología

 

Despierto por los efectos del alcohol de contrabando consumido durante la noche, decidió reponerse a base de plástico y compras innecesarias. Al salir del metro con dirección al centro comercial, se encontró de lleno en plena sábana. Había tigres y leones, pero el grupo más numeroso era el de hienas. Jóvenes aprendices de Corleone jugaban a los trapicheos. Él paso de forma decidida, su forma de vestir y su apariencia física le daban vía libre. Al pasar por delante sonrió pensando en  lo que les  esperaba después. Estuvo dando vueltas hasta que se deicidió a entrar en  una tienda .Le echó el ojo a una camiseta blanca con el dibujo de un cervatillo que tenía una de sus patas atrapada en un cepo.En ese momento accedió al negocio  una jauría del clan de los descerebrados,  iban mugiendo acerca de su tema: la violencia. Él se volvió y, con una mirada fugaz enumeró la cuantía de víctimas. Con la camiseta en la mano se dirigió al probador. Colocó el cocktail de raciocinio. Al correr la cortina divisó a los energúmenos que seguían violentándose ajenos a lo que se les venía encima. Llevó a la dependienta fuera con una excusa banal y apretó el disparador.

 

Se escuchó un gran barullo que venía del interior del comercio. La manada de gorilas se encontraban charlando  amigablemente  acerca de los problemas de la sociedad actual. Con cada intervención, los miembros del grupo se afanaban por convencer a los otros de cuán importante era el saber y de que esto les haría libres. Al salir del centro comercial, regresó por la zona de los felinos con intenciones constructivas, pero al echar mano a la cazadora se dio cuenta de que no había cogido más material explosivo.”Tengo que hacerme con un avión para arrasar esta zona”, pensó. Con las prisas no se había percatado en que llevaba la camiseta del cervatillo con la pata en el cepo .Al mirarla , se dio cuenta que en la explosión se había manchado de estupidez .La hizo un ovillo y al bajar la acera la tiró en una alcantarilla.