Desaturado

Estaba preparando la comida y como en la cocina todavía no tenemos televisión suelo comer en la salita de estar escuchando las mentiras que escupe el electrodoméstico por excelencia. Cuando entré en la habitación con la manduca tuve que hacer un ejercicio de equilibrismo para no partirme la crisma. El suelo estaba lleno de un líquido espeso pero resbaladizo. Recoloqué la bandeja en el suelo y me dispuse a investigar.
No tenía gran caudal pero me apresuré a coger cubo y fregona para no tener disgustos con los vecinos. Mientras fregaba los pequeños charcos me percaté de las características del fluído y de su procedencia.
De la televisión manaban colores que empapaban el mueble blanco hasta hacer de él una cascada arco iris, parecía como si una gran impresora se estuviera desangrando. Para detener la hemorragia solo se me ocurrió apagarla. Al rato de haber limpiado con esmero el suelo del cuarto decidí enceder de nuevo el aparato, funcionaba pero las imágenes no eran muy nítidas y además no tenían color, se podían adivinar figuras corriendo perseguidos por monstruos gigantes. Apagué el receptor porque esa película ya la había visto.

POLICE

Anuncios

La batalla de Undercanal

Estos últimos días se ha revolucionado el panorama del graffiti londinense, los blogs y los comentarios en las webs especializadas están que echan humo. El detonante de la contienda ha sido la intervención del artista Banksy sobre una pieza del escritor Robbo. Dicha pieza fue realizada en 1985 en una de las paredes del canal de Regent´s en Candem y había sobrevivido impasible al transcurso de los años formando parte del patrimonio cultural de la ciudad.

La disección temporal de los hechos es la siguiente:

  • 21 de diciembre de 2009 Banksy hace un alarde de tontería . Se fuma a la torera el código del respeto de primero de graffiti y tapa parcialmente la pieza (declara con este suceso el comienzo de la guerra).
  • 25 de diciembre de 2009 Robbo ante tal afrenta decide responder. Enfundado en un traje de neopreno y sus armas listas cruza el canal y dispara para recuperar su corona .

La batalla de “UNDERCANAL” ha estallado. Miles de comentarios vertidos en la red a favor de uno y otro bando . En medio del fuego cruzado los ávidos comerciantes de la zona empiezan a generar negocio con el episodio.Ya se pueden adquirir objetos de merchandising conmemorativos de la guerra, tales como camisetas, gorras, tazas y unos curiosos parches réplicas de los utilizados por las fuerzas norteamericanas en la batalla de Guadalcanal.

PARCHE CONMEMORATIVO

En algunas zonas del canal ya empiezan a aparecer stencils informando de la zona de guerra(artística). Esperemos que en este choque las únicas armas sean la originalidad, la creatividad y fruto de ella contemplemos nuevas creaciones con la calidad que atesoran estos escritores .

THE WAR ZONE

Vente conmigo

Se abre el telón y aparecen un pijo, un punkie, un heavy y un b-boy. ¿Qué tienen en común? Que todos han escuchado su música en un Walkman. Cuentan los mentideros de la sabiduría popular que se alojan en la red que una mañana veraniega de 1979 Akio Morita, uno de los fundadores de la marca japonesa Sony, salió a correr por las calles de Manhattan como hacía cada mañana. Mientras sus piernas golpeaban el suelo de manera sincronizada comenzó a sentirse cansado, le flaqueaban las fuerzas y sudaba de manera convulsa. Frotó bruscamente las manos sobre sus ojos para apartarlo, intentó pensar en algo que le hiciera sentirse bien y recordó la agradable sensación que le producía la música, el cosquilleo emocional de las ondas sonoras sobre su pabellón auditivo, el resurgir del ánimo cuando ella entraba en su despacho, donde imaginaban tecnología o cerraban negocios de millones de dólares. Y entre gota de sudor y golpe de camiseta, gestó la idea. Abrió la puerta de la sala donde se ubicaban los ingenieros de investigación y desarrollo, y con la voz entrecortada por el esfuerzo realizado les dijo unas breves palabras: “quiero que la música venga conmigo”. Dejando a un lado el romanticismo y el hecho de que Sony tuviera que pagar millones de dólares a Andreas Pavel por ser el verdadero inventor del cinturón estéreo (Stereobelt, así lo llamó el señor Pavel), había nacido un mito. Una auténtica revolución tecnológica. Un aparato que te permitía llevar la música a cualquier parte. El invento fue un éxito rotundo, vendió millones y millones de unidades y, según Pc World, está considerado el mejor de los inventos creados. El Walkman es la base, el concepto sobre el que se han cimentado los actuales gadgets, la doctrina seguida por los miles de fieles de la revolución digital.