La hormiga y la hostia

hormigas voladoras

hormigas voladoras

A falta de diez kilómetros para terminar la trigesimosegunda maratón de Madrid, el atleta de veintiséis años Khalid Kamal Yaseen se puso a vomitar sobre sí mismo en plena carrera. Yo estaba sentado en una silla de la cocina inundado del intenso olor a café y degustando las viandas mañaneras,y aposté conmigo mismo cuanto tiempo duraría en pie. Khalid no aflojó el ritmo y consiguió la victoria con más de dos minutos sobre el siguiente clasificado, y yo ratifiqué mis nulos poderes adivinatorios.
Este acontecimiento me recordó otro caso de superación del cual fui testigo. Recibí un correo de una amiga (gracias Yolanda) con un vídeo adjunto que se titulaba “seréis fuertes”. Este tipo de correos en cadena y con elementos adjuntos no tengo la costumbre de abrirlos, pues son un caldo de cultivo inmejorable para que tu ordenador sea pasto de los virus. El epígrafe me llamó la atención y, creyendo que sería un anuncio de teletienda vendiendo un revolucionario aparato para conseguir unos abdominales rocosos, lo abrí. En el video se veía a un hombre impartiendo una charla a un grupo de personas jóvenes. Nick Vujicic (así se llama el conferenciante) carece de extremidades superiores e inferiores, solo tiene un pequeño muñón en el lugar donde estaría situada su pierna izquierda. Al comenzar la reproducción Nick hace música e interactúa con el público. El tono del vídeo es simpático y alegre a pesar de las dramáticas imágenes, incluso al tirarse al suelo lo hace de manera divertida. Con la caída se acaba la farsa y comienzan los emisores del cerebro a enviar señales y estímulos a los receptores situados en los sacos lagrimales. Nick nos muestra con sus actos una metáfora sobre la vida bastante interesante. Nick es el director de una organización para discapacitados físicos y además es orador motivacional con gran repercusión en medios.
Estos son solo dos ejemplos bien diferenciados entre sí de la famosa frase “tirar para adelante” pero con ambos me surgió la misma pregunta: ¿cuál es el secreto?, ¿Qué lleva a mostrar una sonrisa a una persona que no tiene extremidades?, que su día a día es una lucha continua y constante contra sus propias limitaciones, o a un atleta de élite a seguir corriendo cuando su organismo se ha rebelado contra él. Creo que sea cual sea el problema, el primer paso para solucionarlo debe de ser la motivación, da igual la naturaleza de la misma (dinero, éxito, superación personal, religión, etc.). La motivación debe de ser la energía de la que se nutran nuestros actos. 
Creo que en los tiempos que corren necesitamos que nos den una buena “hostia visual” y nos hagan reaccionar, que recuperemos esa capacidad de sentir, de soñar, de gritar, de levantarnos.
hormigas voladoras

hormigas voladoras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s